sábado, 31 de octubre de 2020

Scream 4

Título original: Scream 4. Año: 2011. País: Estados Unidos. Género: Terror. Director: Wes Craven. Guionista: Kevin Williamson. Intérpretes: Neve Campbell, Courteney Cox, David Arquette, Emma Roberts, Hayden Panettiere, Marley Shelton, Adam Brody, Rory Culkin, Nico Tortorella, Britt Robertson, Alison Brie, Marielle Jaffe, Anthony Anderson, Mary McDonnell, Kristen Bell, Anna Paquin, Britt Robertson, Aimee Teegarden, Lucy Hale, Shenae Grimes.

Un reboot, palabra que usan constantemente en la película, vendría a ser una especie de reinicio, pero Scream 4 es más una secuela, o una vuelta de tuerca a la saga, que eso. Ahora el asesino lo que pretende es rememorar los macabros sucesos acontecidos en la primera parte, mientras que nuestra heroína, Sidney (Neve Campbell), quien regresa a Woodsboro para promocionar su exitoso libro de autoayuda, sólo quiere empezar de nuevo. Pero eso es algo que, obviamente, no parece tarea fácil, ya que al volver a su ciudad se encuentra con varios amigos, Dewey (David Arquette, especialmente olvidable en esta entrega) y Gale (Courteney Cox, quien cuenta con algún momentillo para su particular lucimiento; chisme rosa: Cox y Arquette se conocieron filmando la primera Scream, se casaron en 1999, entre Scream 2 y Scream 3, y se separaron poco antes de rodar esta entrega), pero también con un viejo conocido: ¡Ghostface!


Han pasado once años (demasiado tiempo para los fans acérrimos como yo) desde el estreno de Scream 3, la más floja de la trilogía inicial (¡yo te maldigo, maldito Ehren Kruger!), pero la espera ha merecido la pena. Y es que el resultado final es muy superior al ofrecido por la mencionada tercera parte, estando casi (repito, CASI) al mismo nivel que los dos primeros (y excelentes) trabajos que dieron inicio a tan popular saga.


Scream 4 es un regreso a lo grande. El guión de Williamson recupera los guiños y homenajes que tanto se echaron en falta en la película anterior, las interpretaciones (atención a Hayden Panettiere, quien demuestra ser una insigne robaplanos), las cuales se mueven entre la seriedad (el caso más evidente lo encontramos en Neve Campbell) y el histrionismo casi paródico (Marley Shelton, en un papel que Lake Bell tuvo que rechazar debido a conflictos de agenda), son más que correctas, las muertes se acumulan sin control (hay muchas más que en cualquiera de las anteriores entregas) y su ritmo no da tregua y logra que su más de hora y media de duración sepa a poco. Sí, será que soy fan y quiero más. Y sí, Scream 4 parece realizada por y para fans de la franquicia. Cero problemas por mi parte. Nota: fue el último largometraje dirigido por Wes Craven, quien falleció, debido a un tumor cerebral, en agosto de 2015.

Lo mejor: La escena inicial. Peca de larga y tramposa, pero es una jodida maravilla. También la incorporación de actrices como Roberts (American Horror Story) o Panettiere (Heroes). Y si, me flipa la cantidad de rostros catódicos con que cuenta esta entrega. A saber: Anna Paquin (True Blood), Kristen Bell (Veronica Mars), Aimee Teegarden (Friday Night Lights) o Lucy Hale y Shenae Grimes, protagonistas de Pequeñas mentirosas (Pretty Little Liars) y Sensación de vivir: La nueva generación (90210) respectivamente.

Lo peor: Un clímax final un tanto interminable y los momentos más puramente paródicos, protagonizados, en su inmensa mayoría, por Anthony Anderson (Scary Movie 3, Scary Movie 4) y Marley Shelton (Planet Terror).

Puntuación: 7,5/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario