viernes, 13 de abril de 2018

Luke Cage (Temporada 1)

Título original: Luke Cage. Año: 2016 (Temporada 1 de Luke Cage). País: Estados Unidos. Género: Acción, Drama, Ciencia-Ficción. Creador: Cheo Hodari Coker. Intérpretes: Mike Colter, Rosario Dawson, Simone Missick, Theo Rossi, Alfre Woodard, Justin Swain, Jaiden Kaine, Ron Cephas Jones, Erik LaRay Harvey, Danny Johnson, Karen Pittman, Frankie Faison, Frank Whaley, Sonia Braga.

Luke Cage, el superhéroe con la piel de acero (y fuerza descomunal), ya nos fue presentado en la notable Jessica Jones, por lo que sólo era cuestión de (poco) tiempo que recibiera su propia serie. En ella, la que nos ocupa, especie de respuesta blaxploitation a las anteriores series del tándem Netflix/Marvel, se nos narra cómo es su anodina vida en el nada acomodaticio Harlem, donde trabaja como ayudante en una peluquería/barbería local. Vida que cambia radicalmente cuando se ve obligado a hacer (buen) uso de sus superpoderes. Luke Cage (la serie) también indaga (como no podía ser de otra forma) en los orígenes de nuestro protagonista.


Mike Colter vuelve a meterse en la piel (nunca mejor dicho) de Cage (aka Power Man, como nos recuerda “Pop”, el propietario de la peluquería en la que éste trabaja y al que da vida Frankie Faison); pero no es el único que repite, ya que para nuestra fortuna (al menos para la mía, ¡que soy fan del personaje!) regresa Rosario Dawson, como la enfermera Claire Temple (reconvertida en interés amoroso de nuestro héroe; para bien o para mal), en un papel mucho más amplio que el que le fue asignado en anteriores series de la casa. Simone Missick, como Misty Knight, una detective con gran sentido de la justicia (y enésimo intereses amoroso de nuestro Cage); Mahershala Ali, como Cornell Stokes, el dueño de un club nocturno (y famoso por sus múltiples trapicheos); Theo Rossi, como Hernan Alvarez, un criminal contratado por Willis Stryker (Erik LaRay Harvey), para vigilar y “asesorar” a Cornell en sus operaciones criminales (y que es, además, un antiguo enemigo de nuestro héroe protagonista); o Alfre Woodard, como Mariah Dillard,  política local y prima de Stokes (y persona encargada de mover todos los hilos/chanchullos gracias a sus múltiples influencias/contactos), completan el reparto.

 
El sabor de boca que me deja esta primera temporada es bastante más dulce que amargo. Si bien es cierto que se queda a las puertas de igualar los buenos resultados de sus predecesoras, Luke Cage funciona correctamente tanto a nivel narrativo (con una historia ambientada en el presente pero que se desplaza hasta el pasado, sin saturarnos a base de flashbacks (aunque haberlos haylos), para completar la historia de nuestro protagonista y que podamos comprender cómo ha llegado hasta aquí) y visual (la paleta de colores seleccionada no puede ser más certera y nos retrotrae a las susodichas películas de Grier y compañía; aunque, claro, esta serie goza de más medios y se nota). También podría ponerme a destacar sus escenas de acción (atención a la acumulación de tiroteos, que para algo el grueso de la acción se desarrolla en un barrio conflictivo) o la labor de los actores, todos ellos más que adecuados, incluida una Alfre Woodard cuyo personaje, eso sí, no funciona tan bien como lo hicieran los superlativos Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio) y Killgrave (David Tennant). Luke Cage es, tal y como señaló su creador, Cheo Hodari Coker, “una poderosa fusión de drama oscuro, hip-hop y clásica acción de superhéroes”. Yo no sabría definirla mejor.

Lo mejor: Un desenlace que es puro desencanto, la amplia participación de Dawson o el aroma a puro blaxploitation que transpira toda la serie.

Lo peor: Que, a diferencia de lo que les ocurría a sus hermanas mayores, entre en barrena a mitad de temporada. No es que le cueste salir, pero sí hay varios episodios en los que la narración parece estancarse.

Puntuación: 6,5/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario