jueves, 3 de octubre de 2019

BH90210 (Temporada 1)

Título original: BH90210. Año: 2019 (Temporada 1 de BH90210). País: Estados Unidos. Género: Comedia, Drama, Romance. Creadores: Tori Spelling, Jennie Garth, Mike Chessler y Chris Alberghini. Intérpretes: Gabrielle Carteris, Shannen Doherty, Jennie Garth, Brian Austin Green, Jason Priestley, Tori Spelling, Ian Ziering, Christine Elise, Ty Wood, La La Anthony, Ivan Sergei, Vanessa Lachey, Karis Cameron.

Dos años les costó a las principales impulsoras, Tori Spelling y Jennie Garth, de este invento el llevarlo a buen puerto. Este año se precipitaron los acontecimientos: se unieron al proyecto buena parte de los integrantes originales (Carteris, Green, Priestley y Ziering), se señaló que no íbamos a estar ante una continuación propiamente dicha (aquí los actores interpretan a versiones exageradas de sí mismos; bueno, más o menos, ya que mucho de lo que vemos en pantalla es directamente ficción; aquí se puede leer mi crítica a su primer capítulo) y la participación de Perry (quien supuestamente participaría aunque fuese brevemente siempre y cuando se lo permitiese su trabajo en la serie Riverdale) y Doherty quedaba en entredicho. El primero moría inesperadamente prácticamente cuando se confirmaba que BH90210 había recibido luz verde para una primera temporada; la segunda decidía finalmente unirse (su participación en los tres primeros episodios, lo digo desde ya, es casi anecdótica) a sus ex-compañeros como una manera de homenajear al que fuera el gran amor de su vida en la serie original: Sensación de vivir (Beverly Hills, 90210).

 
Tras semejante carrusel de emociones daba inicio su rodaje (¡en Canadá!; guiño, guiño). Su estreno se convirtió en todo un éxito al mismo tiempo que provocaba toda una oleada de escepticismo en las redes sociales (la gente se sentía confundida o directamente estafada al no estar ante la típica continuación, cosa que sí habían hecho recientemente series como Roseanne o Will & Grace). Las críticas, por su parte, fueron generalmente positivas (creo que todos coincidiremos en que la serie gana capítulo a capítulo; por desgracia también fue perdiendo audiencia capítulo a capítulo, por mucho que el último de los seis que componen esta primera temporada levantara un poco el vuelo). Quedaba claro que muchos no querían esta bizarra reunión en la que prima la comedia y en la que los principales implicados hacen bromas sobre su persona y sobre la serie que les dio fama internacional (BH90210 no obvia ni algunos de los momentos que más dieron de qué hablar en su día, como las supuestas peleas entre Doherty y Garth; eso sí, el tono, a pesar de resultar mordaz en muchos momentos, peca a veces de blandito, mostrando un cariño más que necesario por los principales implicados). Huelga señalar que servidor prefiere una serie como la que nos trae hasta aquí en lugar de otra simple continuación tradicional.

 
Todo comienza cuando varios de los actores de la serie original se reúnen en una convención que homenajea el 30 aniversario de ésta. Convención que hace que Spelling (quien, al igual que en la vida real, tiene problemas financieros) se replantee recuperar ese trabajo que tanta fama les reportó (y sanear así su maltrecha economía; algo de lo que también se ha hecho eco la prensa sensacionalista en la vida real). Esta primera temporada gira en torno a cómo trata de convencer al resto de compañeros y al estudio (con Christine Elise, quien diera vida a la más loca de las locas novias de Brandon, como una de las principales dirigentes) responsable de Sensación de vivir para que se unan a su causa. Así, a lo largo de los, como ya he dicho antes, seis capítulos que componen esta entrega, veremos desfilar por pantalla a algunos rostros familiares gracias a dicho drama juvenil noventero. Pero no os hagáis ilusiones, ni Tiffani-Amber Thiessen, quien alegó estar ocupada con la serie de Netflix Alexa & Katie (aunque su notoria enemistad con Spelling y Garth seguro que tuvo mucho que ver) ni la oscarizada Hilary Swank (quien fue despedida de Sensación de vivir de manera prematura y no guarda buen recuerdo de su paso por la misma) se dejan caer por aquí. Eso sí, BH90210 nos garantiza una buena ración de factor nostalgia (la química entre los actores sigue prácticamente intacta), de guiños (y no sólo por la cantidad de cameos), de homenajes (a varios momentos de la serie original, por ejemplo) y de comicidad. Y es que es ahí, en su tono más cómico (aunque la serie también abraza, siempre desde una óptica decididamente cómica, las subtramas más propias de cualquier culebrón, con hijos inesperados, rupturas amorosas o incluso una suerte de “villano” que amenaza con paralizar el rodaje de la nueva serie). BH90210 es todo un regalo para los fans que, como el que esto escribe, se alegra de esta nada convencional vuelta de los ya creciditos jovenzuelos de Beverly Hills.

Lo mejor: El factor nostalgia, lo bien que se le da a Spelling el reírse de sí misma (ya lo demostró, por ejemplo, en So Notorious), la química entre los protagonistas (a destacar la que muestran Spelling y Garth, amiguísimas, o Green y Doherty) y que no estemos ante una simple (y seguramente innecesaria) continuación, sino ante un divertimento mucho más gratificante.

Lo peor: Que muchos no hayan querido entrar en su juego o que Doherty ya haya declarado sus nulas intenciones de regresar ante una posible renovación (ya desde antes de su estreno indicaba que se sumaba al proyecto de manera temporal).

Puntuación: 7,5/10.

1 comentario :