martes, 27 de noviembre de 2018

Insidious

Título original: Insidious. Año: 2010. País: Estados Unidos. Género: Terror. Director: James Wan. Guionistas: James Wan y Leigh Whannell.  Intérpretes: Patrick Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins, Barbara Hershey, Andrew Astor, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson.

Insidious se convirtió en uno de los éxitos sorpresa de su año, algo que queda claro si tenemos en cuenta que su presupuesto rondó el millón y medio de dólares y terminó recaudando, en la taquilla americana, más de cincuenta. Y eso que no narra nada nuevo. Insidious es una vuelta de tuerca a las clásicas historias de casas encantadas y posesiones, pero la labor de Wan, y su festival sonoro y visual, consigue provocar un buen puñado de sustos.


La película gira en torno a una desgracia familiar que se inicia cuando un niño, Dalton (Ty Simpkins), entra en coma. Su familia, desesperada porque ningún médico consigue despertar al pequeño, contacta con una especie de espiritista (Lin Shaye) para que intervenga, ya que la madre (Rose Byrne) sospecha que algo maligno los acecha…


Como dije antes, lo interesante de Insidious no radica en su trama, sino en el buen trabajo del director (uno de los máximos responsables de la saga Saw). Si bien, lo cierto es que sus trucos funcionan mejor durante la primera parte (véase cada una de las apariciones fantasmales) que cuando trata de ir un poco más lejos (los ataques, el clímax final…) o emplea el humor (algunos personajes, entre ellos el de la espiritista y su equipo, resultan demasiado paródicos). Se podría decir que estamos ante una suerte de mezcla entre Poltergeist y Paranormal Activity, aunque afortunadamente se parece más a la película de Hooper que a la de Peli, algo que me alegra profundamente.

Lo mejor: Menos es más.

Lo peor: Las entregas posteriores.

Puntuación: 6/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario